"Ás catro da mañá, nunca se sabe se é demasiado tarde, ou demasiado cedo". Woody Allen







lunes, 12 de diciembre de 2016

Un galego en Auschwitz

Xosé Fernández (primeiro pola dereita) xunto co tamén galego Xosé Velo e o portugués Henrique Galvão durante o secuestro do Santa María





Xosé Fernández Vázquez, tamén coñecido por comandante Jorge de Soutomaior (alcume que lle deu Xosé Velo Mosquera), nacido en Pobra do Caramiñal, en 1904, e falecido na cidade venezolana de Mérida, en 1986. Fillo de António Soutomaior e de Maria Portela. De pequeno "lía máis do que durmía" segundo din os que o coñeceron. Escritor e militar, no comezo da ditadura de Primo de Rivera, comeza a recibir a influencia ideolóxica da revolución rusa e afiliase ao Partido Socialista Obrero Español-PSOE. Coa implantación en 1931 da República, constitúe unha Xunta municipal revolucionaria que tenta impedir a toma de posesión do Alcalde de Caramiñas, elixido na lista monárquica. O seu progresivo radicalismo político evidenciouse en obras como: "Ideas sobre a técnica do golpe de Estado" (1932) que coincidiu coa súa marcha do PSOE e afiliación ao Partido Comunista de España-PCE, no ano 1933. Durante a súa etapa de formación política, ao longo da IIª República, era coñecido como Noé.

Foi Agregado Naval na Embaixada de España en París. Coordinou a defensa da Ría de Arousa, durante a ofensiva das tropas franquistas sublevadas no ano 1936. Foi Comandante da Mariña durante a Guerra Civil, radical antomonárquico, participa no complot da sublevación republicana de Jaca. É detido, téndolle sido proposto que opte por unha de dúas solucións: abandonar voluntariamente a Mariña ou afrontar un Consello de Guerra. Decide entón abandonar a Mariña. Pasou entón a dedicarse á acción política. Con sete activistas máis asalta un navío dragaminas no porto de Vilagarcía de Arousa. En Barcelona participa no afundimento do navío Baleares. Tras a vitoria dos fascistas foi detido e levado para o campo de concentración de Saint Ciprien, de onde foi deportado pola Gestapo para o Campo de extermínio de Auschwitz-Birkenau. Liberado polas tropas soviéticas o 27 de xaneiro de 1945 (tiña entón só 37 quilos de peso), viviu tres anos en París, traballando como obreiro de montaxe na fábrica Renault, integrándose en grupos e entidades republicanas no exilio.

Chega á Venezuela en 1948, estabelecéndose na cidade de Puerto Cabello. Constitúe entón o DRIL (Directório Revolucionario Ibérico de Liberación), cuxo obxectivo era "o de desencadear accións subversivas contra as ditaduras ibéricas". Participa no secuestro do navío Santa Maria. Tras obter asilo político no Brasil diríxese novamente á Venezuela, de onde é expulsado, marchando para Cuba. En Cuba desenvolveu actividades como delegado da Tricontinental de Solidariedade cos Pobos da África e da Asia. Viaxa aínda por Camboia, China, Viet-nam e Laos, países onde se desenvolve a revolución comunista. Casado en primeiras núpcias con Eva Vilalonga, de quen tivo un fillo: Franklin. Casa en segundas núpcias con Margarita Ackermann, xudía de orixe alemá, e con quen tivo dous fillos: Federico e Henrique; Casa por terceira vez, en 1958, con Sacramento de Jesus Peña. Falece en Caracas no ano 1986.

miércoles, 7 de diciembre de 2016

Einstein en Vigo



Por Julio Montes Santiago
Faro de Vigo - 08.12.16

Albert Einstein veu dúas veces a España: a primeira en 1923, no retorno da súa viaxe por Xapón e Israel, decurso durante o cal recibiu a notificación do Nobel.Foi por iso que a süa estancia se converteu nun acontecemento académico, social e mediático do cal gardou sempre unha gratísima memoria.

Por contraste, a segunda visita permaneceu ignota en case todas as biografías. Levouna a termo en marzo de 1925. Partiu o día 6 dese mes no Cap Polonio, da Compañía Hamburguesa-Sudamericana que, nos inicios do século XX, enlazaba ambos os continentes. Tratábase dun luxuoso vapor de 200 m. de eslora e que contaba con servizos médicos, salas de fumadores, de lectura, ximnasio, solarium, tendas de novidades e orquestra a bordo. 0 periplo comezou mal.Enfermou a súa fillastra Margot, que ía acompañalo, e Einstein tivo que viaxar só. Para ensombrecer máis ou seu ánimo, un desabrido tempo acompañóu o Cap Polonio desde a partida de Hamburgo deica máis aló de Boulogne.

Albert Einstein disfrutou no decurso coa lectura de Os contos de Canterbury, pero tamén mergullou en densos tratados.filosóficos.Alén diso,estudou problemas teóricos -como aspectos da xeometría de Riemann ou a teroría de unificación das forzas físicas - e cuestións prácticas como o deseño dun teodolito.Asi e todo, era persoa afable, amante das boas conversas:atopou,daquela,dúas persoas coas que departir: o psicólogo Carl Jesinghaus, profesor da Universidade de Buenos Aires, e Else Jerusalem, xudía vienesa, aos seus 48 anos Else era escritora de éxito e famosa polos seus textos feministas, reivindicando a educación sexual prematrimonial para a mocidade.

A súa actitude desenvolta fixo que Einstein a cualificase en Vigo, case como "A pantera". Foi compañeira de mesa e de paseo e incluso lle leu ao científico algunha das súas obras. Else mantivo a amizade co físico a quen visitou polo menos en dúas ocasións, en Berlín. O vapor avistou Bilbao o 8 de marzo. O tempo mellorara. Á chegada á cidade vasca, é dada a grandiosidade do trasatlántico, foi permitido subir a bordo a numerosos curiosos. Einstein observou aqueles homes cheos de curiosidade,infantís (sic) e as mulleres con ollos e cabelos negros e panos anoados na cabeza. Aínda que cumprimentado pola Comandancia de Mariña, a Compañía trasatlántica, directivos da Minería vasca e o cónsul arxentino,a prensa lamentou a escasa publicidade de tal agasallo.Varios dos pasaxeiros deron un paseo por Bilbao, pero Albert Einstein preferiu pasar o tempo tocando o piano para un grupo de mulleres e mais os seus fillos.

No serán do día 10 o Cap Polonio arribou a Vigo. "Pola mañá desembarco n´A Coruña; pola tarde en Vigo, bahía rodeada de illas montañosas e cun fascinante vilar en forma de pintoresca azotea (Pola tarde conversas sobre lóxica). Riqueza de cores e o solpor en Vigo, incomparable. O sol do sur embriaga" (Diario, páxina 5). Einstein refírese, sen dúbida, ás Illas Cies e mais á fortaleza do Castro.

Mais o barco partiu axiña para Lisboa. A capital portuguesa pareceulle saudosa e como ancorada no pasado. 0 científico deambulou polos mercados,o Castelo e mais o maxestoso claustro dos Xerónimos.

Os días eran longos e crecente a nostalxia por Margot. Por iso Albert Einstein, que viaxaba co seu inseparable violín,reclutou a varios pasaxeiros e tamén ao primeiro violín da orquestra do barco para formaren un cuarteto de corda e interpretar pezas de Mozart, Beethoven ou Schubert.


Finalmente, o día 21 arriban a Río de Janeiro. Despois, nas seguintes tres semanas,impartiu dezaoito conferencias, participando en numerosos agasallos en Buenos Aires,A Prata,Córdoba,Montevideo e Río. En varias ocasións confesará o seu desmaio. Por iso o retorno,xa con parcas anotacións, devén rápido. Parte de Río o 12 de maio, o 28 está en Vigo, pero nin sequera desembarca. 0 31 chega a Hamburgo:"Por fin libre, pero máis morto que vivo" vén ser a frase que pecha o Diario. Os médicos prohíbíronlle emprender novas empresas semellantes. Así, tal e como Jules Verne corenta e un anos atrás ou como Stephen Hawking oitenta e nove máis adiante,Albert Einstein sentiuse abraiado pola maxia de Vigo.É posible que a contemplación dos lugares que eles disfrutaron constitúa tamén un inigualabe estímulo para a liberación audaz da nosa imaxinación.

domingo, 27 de noviembre de 2016

La complicada relación de Fidel Castro con los judíos e Israel



La relación entre Fidel Castro con los judíos e Israel no tuvo un único matiz. El líder cubano Fidel Castro incluso logró sorprender al primer ministro Biniamín Netanyahu, en una entrevista realizada en 2010. El anciano y enfermo cubano, que había dejado de ser líder del estado caribeño cuatro años antes y murió el viernes pasado a los 90, declaró que reconocía la existencia de Israel. Al mismo tiempo, también criticó la negación del Holocausto y dijo que la religión y la cultura judías habían sostenido a los judíos como una nación a pesar de 2.000 años de persecución y pogromos.
Netanyahu se apresuró a alabar a Castro, diciendo que sus comentarios mostraron un profundo entendimiento de la historia del pueblo judío y el Estado de Israel. Por su parte, el entonces presidente Shimon Peres escribió a Castro, calificando sus comentarios como inesperados y que proporcionaron un puente entre “una realidad difícil y un nuevo horizonte”. Sin embargo, las relaciones diplomáticas entre los dos países -que Cuba cortó unilateralmente en 1973-, no fueron restauradas.
Este entibiamiento en las complejas relaciones entre los países fue temporal. Cuatro años más tarde, Castro volvió a su enfoque anterior, acusando a Israel de involucrarse en una conspiración estadounidense para crear el ISIS. Netanyahu y Peres decidieron no responder esta vez.
Las cosas empezaron bien con Castro. Poco después de tomar el poder en febrero de 1959, Israel abrió una oficina diplomática en La Habana, que fue encabezada por el diplomático Joel Barromi.
“El ambiente en La Habana fue entonces de gran alegría entre la gente. La gente vivía con una sensación de liberación y buen humor”, dijo Barromi a Adi Schwartz en una entrevista con el periódico Haaretz hace una década. “Los primeros días fueron una locura. … Nada era normal entonces. Tuve la sensación de que fui parte de un importante acontecimiento histórico que me recordó la Guerra de Independencia de Israel”, agregó el diplomático, fallecido en 2012.
En un artículo de Haaretz de 2014, la especialista latinoamericana Margalit Bejarano escribió sobre las relaciones amistosas que el gobierno cubano revolucionario y el gobierno israelí forjaron en ese momento. Ella explicó que, inicialmente, los líderes cubanos mostraron gran admiración por el espíritu pionero de Israel y vieron el kibutz como un modelo digno de emular. Varios de estos líderes habían recibido incluso sus primeras lecciones de marxismo de los judíos.
En 1960, un alemán judío llamado Richard Wolf (castellanizó su nombre como Ricardo Subirana y Lobo), que había ayudado a Castro a derrocar al anterior dictador cubano Fulgencio Batista, fue nombrado enviado de Cuba a Israel. En el período durante el cual Wolf sirvió en Israel, expertos agrícolas del Movimiento Kibutziano fueron enviados a Cuba con la participación del Ministerio de Relaciones Exteriores de Israel y bajo la cobertura de una asociación de relaciones entre Israel y Cuba.
Wolf permaneció en su posición hasta que las relaciones diplomáticas fueron cortadas en 1973, y luego permaneció en Israel. Wolf y su esposa fundaron la Fundación Wolf, que hasta el día de hoy otorga el Premio Wolf en las artes y las ciencias.
El hecho de que Cuba e Israel estuvieran en lados opuestos en la Guerra Fría contribuyó al deterioro de los lazos entre los dos países. La actitud de Cuba hacia Israel también declinó a lo largo de los años, al desarrollar vínculos más fuertes con países como Egipto, Libia y Argelia, seguidos por la relación que desarrolló con el movimiento de liberación palestino bajo el architerroristaYasser Arafat.
Los resultados también fueron visibles de manera más práctica. Entre 1967 y 1973, Cuba votó en contra de Israel en diversos foros internacionales. En septiembre de 1973, Castro anunció de repente que estaba cortando las relaciones con Israel en un momento en que buscaba ser elegido presidente del Movimiento de los No Alineados, que era hostil hacia Israel. En 1975, Cuba apoyó la Resolución de las Naciones Unidas 3379, que calificó al sionismo como una forma de racismo.
Al mismo tiempo que los lazos entre los dos países se erosionaron, el gobierno cubano mantuvo una actitud respetuosa hacia su propia comunidad judía y trabajó para combatir las manifestaciones de antisemitismo. Esto a pesar de que la mayoría de los 15.000 judíos de Cuba abandonaron el país cuando Castro tomó el poder, y a pesar de la ideología comunista atea de Cuba.
Tras la caída del comunismo y la desintegración de la Unión Soviética, la situación obligó a Cuba a demostrar una mayor flexibilidad y apertura para poder sobrevivir económicamente.
A la luz de esto, se desarrollaron vínculos informales entre Israel y Cuba -incluyendo el turismo, los vínculos comerciales (en los campos de bienes raíces, agricultura e industria, en parte debido a la participación de Rafi Eitan, ex oficial de inteligencia del Mossad y ministro del gabinete).
En 1994, el rabino Yisrael Meir Lau, rabino jefe Ashkenazi de la época, visitó Cuba y se reunió con Castro para discutir la situación de la comunidad judía local. El rabino Lau pidió a Castro que aprobara la importación de carne casher, pero el líder cubano rechazó su petición, alegando que si la comunidad judía consume carne mientras que el cubano promedio recibe pan racionado del gobierno, generaría una diferencia social que creará antisemitismo.

sábado, 29 de octubre de 2016

Orson Welles


Slavoj Zizek: "El antisemitismo esta vivo y coleando en Europa"


Una información de Mairav Zonszein

En la noche del viernes, el filósofo esloveno Slavoj Zizek pronunció una conferencia en una librería del centro de Tel Aviv repleta de caras conocidas de la izquierda israelí. Fue recibido por Udi Aloni, un artista israelí-estadounidense y un activista del BDS (boicot, desinversión, sanciones) que acaba de terminar un libro titulado “What Does a Jew Want”.

La librería Tola'at Sfarim (Bookworm), que también es un pequeño editor de libros sobre todo de psicología, estaba llena de gente, jóvenes y viejos, muy ansiosa de poder escuchar a Zizek, al igual que yo.

Muchos parecían haber llegado con la expectativa de escuchar como Zizek zahería a Israel y haría uso de su ingenio irónico y del carisma que tanto gusta a los poqueño-burgueses de Tel Aviv que apoyan el movimiento de BDS. En efecto, cuando Udi Aloni introdujo a Zizek, se identificó a si mismo como un activista a favor de BDS y dijo que eligió esta librería con el fin de no cooperar con cualquier institución formal israelí.

Sin embargo, Zizek no apoyó y ni siquiera habló mucho acerca del BDS - y cuando lo hizo, fue porque se lo pidieron explicitamente durante el turno de preguntas -. Sus dos afirmaciones claras sobre el BDS fueron: (a) no lo apoya, y (b) si apoya un movimiento iniciado conjuntamente por palestinos e israelíes, y de aquí, de la región.

Por el contrario, Zizek capturó la atención del público durante casi dos horas hablando del antisemitismo, del capitalismo y del lugar de los judíos en el mundo. Advirtió que el antisemitismo está "vivito y coleando" en Europa y América, y afirmó que el Estado de Israel debería preocuparse más por el antisemitismo de la derecha cristiana en vez de malgastar su energía en los autoproclamados judíos antisionistas. Dijo que los cristianos sionistas de Estados Unidos son intrínsecamente antisemitas y que la disposición de Israel a aceptar su ayuda resulta desconcertante.

Él comenzó su charla diciendo que cuando fue invitado a hablar en Tel Aviv (la mayor parte de su viaje la gastó en Ramallah, con Udi Aloni), la gente le aseguró que todavía había algunos "buenos israelíes" de izquierdas a los que les encantaría oírlo, como queriendo convencerle de que quizás valiera la pena visitar Israel. Zizek dijo que no le gustaba nada este enfoque.

“Ser un 'anti' es lo que está de moda”.

Esta declaración marcó el tono de todo su discurso, enmarcado firmemente en la idea de que la mayoría de la gente cae presa demasiado fácilmente de las tendencias y de los ruidos mediáticos, y que en realidad no identifica la raíz de los problemas. Habló de lo fácil y de cómo está de moda ser, por ejemplo, "anticapitalista" hoy en día, ya que sólo se necesita culpar directamente a un banco específico o alguna persona específica como culpables del mal, y luego pensar que uno ya ha hecho su parte. Mencionó a Bernie Madoff en este sentido como un chivo expiatorio al que era muy fácil echarle la culpa, cuando en realidad el verdadero problema es el sistema que permite, e incluso empuja, a los Madoff cometer sus crímenes.

Trazó el antisemitismo a través de la historia, desde cuando se esperaba convertir finalmente a los judíos, en la época de la Ilustración y de la Revolución Francesa, y cuando se hizo evidente que no había conversión o asimilación suficiente que pudiera hacer nada para cambiar su judaísmo eterno. Los judíos, entonces, pasaron de ser individuos muy diferentes y particularistas a ser demasiado universales y cosmopolitas, lo que allanó el camino para el Holocausto.

Después de establecer la profunda vitalidad del antisemitismo, mencionó que no tiene paciencia con aquellos que excusan el antisemitismo árabe ya que, aunque la mayoría de los palestinos son pobres y están oprimidos, no se debe tolerar que sean antisemitas. También habló sobre su conocido argumento de un "antisemitismo sionista", por el cual los sionistas utilizan el lenguaje antisemita contra sus compañeros judíos acusándolos de no ser lo suficientemente sionistas. Esta fue su principal crítica de Israel - la caza de brujas contra los judíos que no son "suficientemente sionistas" - .

Sentada en un cuarto lleno de activistas israelíes, algunos de los cuales se consideran como la vanguardia en la lucha contra la ocupación israelí y el apartheid, dedicando gran parte de su tiempo a visitar la Ribera Occidental en solidaridad con los palestinos, enfrentándose con los militares israelíes y favoreciendo un boicot total del país, yo podía sentir dentro de la sala la decepción de todas aquellas personas que esperaban que Zizek hablara de una manera más crítica y desaprobatoria de Israel. Apenas dijo palabra sobre la ocupación y no mencionó la palabra apartheid ni una sola vez. No habló directamente sobre lo que es Israel en sí mismo o lo que se debería ser o hacer.

Ese fue sin duda un paso audaz ante tal audiencia - y no estoy segura de si a la gente le gustó -, pero pienso que en muchos aspectos, y en la realidad, Zizek realizaba una critica de muchos de los activistas allí presentes. Ellos están tan atrapados con los "males" de Israel que han perdido la perspectiva sobre lo que está pasando en el resto del mundo, y puede que hasta hayan perdido de vista los verdaderos peligros de un antisemitismo persistente, con todo tipo de consecuencias.

Como una persona familiarizada con las ideas de Zizek y que conoce muy bien su crítica punzante de Israel, estaba muy satisfecha porque no necesitaba escuchar otra vez de él cómo Israel está ocupando a los palestinos. Y realmente, ¿cómo un filósofo que pasa su tiempo en Europa podría contarnos cosas nuevas sobre todo esto? Pero, por supuesto, alguna activista de la audiencia no se mostraba muy feliz con el hecho de que no hubiera dedicado el “suficiente tiempo a criticar al sionismo”, por lo que ella le preguntó el por qué.

Zizek procedió a decir que el sionismo no es el peor de los males del mundo. Mencionó el estrangulamiento de Cisjordania por Israel como un proyecto de colonización y comentó que deberían estar colgados por todas partes los mapas de Cisjordania para que la gente pudiera ver realmente la dominación de Israel. Pero también dijo que cualquier madre en la República Democrática del Congo se vendería como esclava si tuviera la oportunidad de vivir en Cisjordania. 


Llegando hasta Tel Aviv y hablando así ante un grupo de activistas israelíes, no sobre los males de Israel, sino sobre la manera profunda y perversa en que subsiste el antisemitismo en la Europa y en los Estados Unidos de hoy en día, y cómo se propaga contra el sionismo e Israel, Zizek parecía quería expresar – tal como yo lo vi - su auténtica frustración ante un cierto sector del activismo izquierdista radical actual, para el cual las fechorías de Israel permiten pasar por alto, descartar o negar completamente, los auténticos problemas relacionados con la existencia y la identidad judía, sobre todo ante un mundo global.

Creo que el punto de vista de Zizek es que el antisemitismo no sólo sigue existiendo, sino que se está reencarnando bajo diferentes formas y que los israelíes deberían prestarlo mucha más atención - ya que es altamente perjudicial, y no sólo para Israel -, pues en el ámbito aún más amplio del racismo y de la violencia, y de cómo tratar los problemas globales, es algo muy perjudicial para todos.

domingo, 23 de octubre de 2016

Javier Fernández



Non sei se a historia será grata ou ingrata coa figura de Javier Fernández. Non sei se pasados estes tempos de mar brava na vella casa socialista o seu papel será recoñecido ou non como ao meu ver merece.

Mais o que si sei, sen partidismos, e que coma cidadán canso, irritado, cabreado, indignado… co absurdo bloqueo institucional de case un ano inutilmente perdido, estou sincera e fondamente agradecido a súa labor nestas semanas seguro que moi difíciles para el.

Para min a figura de Javier Fernández é todo un descubrimento. Un político adulto nos tempos do reality show populista.

Os meus parabéns e sorte

martes, 18 de octubre de 2016

Bob Dylan y el viento idiota literario. Por Bernard-Henri Lévy




Por Bernard-Henri Lévy*
Project Syndicate - 18.10.16

¡Ah, la rabia de los vejestorios cuando se anunció el Nobel de Bob Dylan! ¡Qué escándalo hizo la academia; no la sueca, claro, sino la iglesia mundial de la literaturología!

El pánico de la burocracia literaria, atada a sus certezas, inmersa en cálculos mezquinos, en pronósticos errados, en astutos cambios de opinión, fue palpable. ¿Elección política o apolítica? ¿Por qué un estadounidense? ¿Por qué no una mujer? ¿O representante de alguna minoría visible, la que sea? ¿Qué tal este, que lleva veinte años esperando? ¿O aquel, que ya perdió la esperanza?

La verdad, por más que moleste a los carcamales, es que dar el Premio Nobel de Literatura a un autor que sólo escribió un libro no es más extraño que dárselo a Dario Fo o Winston Churchill.

Y hay otra verdad aun más grande: conferir el premio a uno de nuestros últimos poetas populares, pariente lejano de Rutebeuf, Villon y de todos los juglares y cantores de la soledad y el abandono; consagrar a un trovador, a un bardo de la hermandad de los solitarios y las almas perdidas; coronar al autor de baladas que han sido (tomando prestada la frase de André Suarès sobre Rimbaud) “un momento de la vida” de tanta gente en los siglos XX y XXI tiene mucho más sentido que sacarse de la galera al oscuro Rudolf Christoph Eucken o elegir al pobre Sully Prudhomme en vez de a Tolstoy.

No deberíamos responder con citas pedantes a críticos pedantes. Pero ante los que andan por ahí clamando “¡Eso no es literatura! ¡No lo es!”, es difícil no pensar en Francis Ponge, quien (citando a Lautréamont) define al poeta (o como diría él, “proeta”) como un bardo o trovador que al expresar la “voz de las cosas” se vuelve “el ciudadano más útil de su tribu”. ¿Y a quién le cuadra mejor esa definición que al autor de Chimes of Freedom o Long and Wasted Years, que ponen vida y música a lo que el crítico Greil Marcus denominó la “república invisible” de la cultura estadounidense?

O pensar en Mallarmé, quien nos exhorta, en más o menos los mismos términos, a “dar sentido más puro a las palabras de la tribu”. Una vez más, ¿quién mejor que este artista del collage, este camaleón de la cita y la intertextualidad, este lacónico letrista, este alquimista verbal que se pasó la vida reinventando las palabras ajenas y las propias, descubriendo los tizones ardientes de la era bajo las cenizas de las derrotas del día y transmutando en oro el plomo que antes oyera en la radio?

Pensemos, si no, en la distinción familiar entre el “escriba”, para quien el idioma es sólo un instrumento, y el “escritor”, para quien es un fin en sí mismo. ¿No hablaba de algo parecido Dylan cuando, tras años de luchar por los derechos civiles, la resistencia a la Guerra de Vietnam y el apoyo a la revolución feminista, tituló I’m Not There una de sus canciones más hermosas, como diciendo, “ya no estoy allí, ya no soy vuestro sirviente, todo eso se acabó, adiós y hasta nunca”?

Pero la cuestión real es otra. El ejercicio más concluyente sería comparar manzanas con manzanas, y al autor de Blonde on Blonde con los que fueron y siguen siendo sus contemporáneos fundamentales.

Dylan es un Kerouac que canta. Es un Burroughs que musicalizó el gran desfile de la generación beat, con sus fiestas salvajes y sus almuerzos desnudos. Es lo que dijo Allen Ginsberg cuando describió la conmoción que sintió en 1963 al escuchar por vez primera A Hard Rain’s A-Gonna Fall, una canción en la que los acentos y el ritmo, los súbitos cambios de énfasis, el viaje al corazón mismo de las palabras y la imaginación son eco de la mejor literatura de la época… ¡y encima con música!

¿Por qué echar en cara a Dylan que sea músico, acusarlo del crimen de superponer el ritmo del blues, el soul y el country a los de la Biblia, William Blake y Walt Whitman? ¿Por qué negar al artista trashumante del Never Ending Tour (¡más de dos mil presentaciones!) la honra que acordamos sin la menor vacilación al autor de En el camino?

Fue Louis Aragon, si no me equivoco, el que dijo que musicalizar un poema es como pasar del blanco y negro al color. Aragon, el poeta al que cantaron Léo Ferré y otros, creía que un poema que no se canta está medio muerto.

Pues bien, tal parece que Dylan fue el único de su era que supo encarnar a fondo la musicalidad inherente a la gran poesía, esa segunda voz que persigue a todo poeta, y que este en general delega a quien lo recite o lea; el poder de la canción que es su verdad, definitiva y secreta, por la que algunos se volvieron locos (literal y trágicamente locos) tratando de sacarla de la jaula y llevarla al canto.

Bardo y rapsoda a la vez. Una revolución poético‑musical en un solo hombre y en una sola obra. Quiero pensar que fue este tour de force, este prolongado rapto de genio eternamente joven, lo que el comité del Nobel supo reconocer con su elección.

*Bernard-Henri Lévy is one of the founders of the “Nouveaux Philosophes” (New Philosophers) movement. His books include Left in Dark Times: A Stand Against the New Barbarism, American Vertigo: Traveling America in the Footsteps of Tocqueville, and the forthcoming Spirit of Judaism. Traducción: Esteban Flamini.